martes, 18 de octubre de 2011

Mudras




Un gesto o posición, normalmente de las manos, que atrapa y guía el flujo de energía y reflejos al cerebro. Doblando, cruzando, estirando y tocando los dedos y las manos, podemos hablar con el cuerpo y la mente, dado que cada área de la mano está relacionada con cierta parte de la mente o el cuerpo.

(En cada mudra ejerce suficiente presión como para sentir el flujo de energía a través de los "nadis" (canales psíquicos) en los brazos pero no la suficientente como para enblanquecer los dedos).

Las manos son una zona refleja de todo el cuerpo. Y no solo eso, sinó que diferentes culturas atribuien diferentes significados para cada zona de la mano. Por ejemplo, en la cultura China, a cada dedo le corresponde el meridiano que pasa por allí. Así pues, viendolo desde este punto de vista, si junto los dedos indice y pulgar lo que hago es crear un circuito, unir dos meridianos que producen un determinado efecto energético. Pero esta no es la única explicación, ni mucho menos, los dedos también representan los cinco elementos, cinco Chakras, zonas reflejas del cuerpo como los organos, planetas y constelaciones, aspectos de la personalidad, etc. Como puedes ver para cada mudra existen múltiples interpretaciones, lo que hace que el uso de los mudras sea aun más misterioso.

Probablemente el uso más generalizado de los mudras es en la meditación, pero también tienen otros usos, como por ejemplo la sanación. Entrando en el tema del Reiki, podemos tener un paciente que nos venga por un dolor de espalda, entonces le aplicamos Reiki normalmente incidiendo especialmente en la espalda. Pero, a demás, le podemos recetar un mudra específico para el mal de espalda, para que lo practique durante la semana. De esta forma la terapia es más efectiva y continuada.


Como utilizar los mudras


Existen infinidad de mudras. Sería buena idea que nos compraramos un buen libro donde vengan explicados un gran número de mudras. Lo primero que tenemos que hacer es seleccionar el mudra con el que queremos trabajar. Es mejor escoger un mudra y practicarlo durante una larga temporada, que escoger muchos y practicar uno distinto todos los días. Hay mudras que tienen un efecto sanador, otros mudras en cambio, están más orientados a la meditación, al misticismo y al crecimiento interior. Podemos hacer un mudra mientras vemos la tele, o mientras hacemos otras cosas, pero yo creo que es mejor dedicar un tiempo a estar en silencio y en soledad y disfrutar, percibir realmente el efecto de un mudra. Lo ideal sería sentarnos en nuestra posición de meditación, construir el mudra y permanecer entre 10 y 15 minutos haciendo el mudra, respirando y relajandonos. También podemos acomparñar los mudras con visualizaciones, afirmaciones positivas y símbolos de Reiki.

A la hora de formar el mudra con nuestras manos, tenemos que tener en cuenta que las manos deben de estar relajadas, y cuando juntemos los dedos o partes de la mano, hay que hacerlo de manera suave. No hay que hacer presión, es suficiente con un suave contacto. No entraremos bien en meditación si tenemos las manos en tensión, por mucho que hagamos un mudra. Es posible que al principio te resulte dificil construir un mudra, o que te tengas que ayudar de la otra mano para hacerlo. Si es así no te preocupes, sigue practicando y al final te saldrá correctamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada